Por la justicia, ¡abajo el juancarlismo!