El parlamentarismo, opio de las masas