La crisis económica acelera la confederalización de España